Páginas

lunes, 24 de agosto de 2015

La reestructuración económica y la enseñanza superior en Brasil


César Bolaño
Profesor Universidad Federal de Sergipe, Aracaju, Brasil

Brasil recientemente ha pasado por una importante expansión de la educación superior, como parte de la política de "inclusión social" del Partido de los Trabajadores que, desde 2002, ha asegurado aumentos reales sistemáticos en el salario mínimo y las políticas de lucha contra la pobreza social que logró de hecho incorporar sectores de la población de bajos ingresos a un nivel de consumo que el gobierno insiste en llamar de "clase media". Sabemos que este es esencialmente el resultado de la expansión de China que ha llevado, por un lado, una enorme demanda de bienes primarios y, por otro, en una disminución de los precios de los bienes industriales de consumo, impulsando el fenómeno de los llamados países "emergentes", entre los que Brasil se encuentra.

Esto no elimina, por supuesto, los posibles méritos de la política social de los gobiernos del PT, pero el hecho es que nada fundamental distingue a sus programas sociales dirigidos de las políticas neoliberales, aunque -como bien destacó el candidato a la reelección, Dilma Rousseff durante la campaña 2014- ha logrado un alcance que llega cualitativamente a distinguirlas de las tímidas iniciativas del anterior gobierno de Fernando Henrique Cardoso, a pesar del compromiso y la generosidad de figuras como Betinho o la profesora Ruth Cardoso.

Pero lo fundamental es que el patrón de acumulación no sufrió gran inflexión, como se esperaba, con la llegada de la centro-izquierda al poder. Incluso se podrían ver nuevas derrotas impuestas a la clase obrera, como en la reforma de los sistemas de jubilación de los funcionarios públicos, en sentido francamente neoliberal[1]. De hecho, desde la "Carta a los brasileños", que allanó el camino de Lula da Silva a la victoria en las elecciones presidenciales de 2002, se llegó a un acuerdo de gobernabilidad en relación con las líneas de fuerza de la política macroeconómica -ahora conocido como el "trípode neoliberal" que incluye tipo de cambio flotante, metas de inflación y superávit primario-, a las que las políticas sociales de la "inclusión", de acuerdo con la lógica del Estado capitalista, deberían subordinarse.

Así, las diferencias entre la política económica de los gobiernos del PT y del PSDB son en gran medida cosméticas y sujetas a los vaivenes de la situación internacional. Con el cambio de signo de esta última, durante el gobierno de Rousseff, fue todavía posible, bajo la batuta del ministro Guido Mantega, aplicar una política anti cíclica y el mantenimiento de altos niveles de empleo en el periodo anterior, pero al final del primer período el pacto neoliberal exige el retorno a la ortodoxia más estricta, y en el segundo mandato, Dilma "capituló", en palabras del profesor Luiz Gonzaga Belluzzo[2].

Hay promesas, en estas condiciones, de mantenimiento de las políticas sociales, inclusive en la política de aumentos reales del salario mínimo, pero vale la pena preguntar, en un sentido más fundamental, acerca de lo que, en última instancia, distingue a una política de centro-izquierda si no parece haber ocurrido un progreso significativo en ámbito del bienestar social, como lo dejaron explícito los movimientos sociales de junio 2013 en todo el país. En el caso de la educación superior hubo, de hecho, en el gobierno de Lula da Silva, una "inclusión" sin precedentes, tanto a través de la financiación pública a la universidad privada, con la implementación de programas como PROUNI y FIES, incluyendo no sólo la financiación pública a través de becas, sino también los préstamos estudiantiles bajo una lógica del capital financiero, además de la expansión de la universidad pública con la implementación del famoso programa REUNI.

No es el caso aquí analizar la política educativa del gobierno. Según Roberto Leher, los gobiernos del PT, después de 2003, decidieron, por sus alianzas de clase, "subordinar la educación pública a los deseos de capital (...) posibilitando el creciente control de la educación privada por el sector financiero", al tiempo que incorporaron "toda la agenda educativa de los sectores dominantes (...) en las directrices de la educación básica " y admitieron "que corresponde a los empleadores diseñar la formación profesional de la clase trabajadora"[3].

Interesa sólo anotar, en lo que respecta a dicha masificación de la educación superior, sin ningún impacto positivo detectable en la calidad, que se produce en paralelo con el avance de las formas de control del trabajo de los profesores, facilitadas por la introducción de plataformas informatizadas, pero también de formas de gestión, organización y métodos que burocratizan el trabajo intelectual y le transfieren nuevas responsabilidades a los maestros que no tienen nada que ver con su presunta función social.

Esto es en realidad una reestructuración bastante radical del modelo de educación superior, parte de lo que Leher llamó "la contrarreforma de la educación brasileña"[4], promovida por el Gobierno de Cardoso, que no cambia el gobierno de Lula, sino que se profundiza con dicha de expansión. Un movimiento clave que se traducirá, hoy en día, en una fuente de crecientes tensiones con respecto a las condiciones de trabajo. Con el final de los recursos del REUNI, en el gobierno Dilma, existe un verdadero choque con la realidad y es evidente el cambio de la base social de los docentes, que tiene raíces más profundas, relativas al proceso global de reestructuración capitalista, que se traduce en formas renovada de integración del trabajo intelectual, imponiendo nuevas funciones y una nueva estructura jerárquica en los sistemas universitarios de todo el mundo.

Este es el aspecto central del problema: la reestructuración productiva, desatada a partir de la crisis estructural del capitalismo en la década de 1970, se traducirá en una extensa subsunción del trabajo intelectual y la intelectualización general de los procesos de trabajo de todo tipo, que constituyen la base la Tercera Revolución Industrial, facilitada, desde el punto de vista de las fuerzas productivas, por el desarrollo de la microelectrónica, de las tecnologías de la información y de la comunicación, de la robótica y de todo el cúmulo de innovaciones, incluyendo la nanotecnología y la biotecnología, entre otras[5].

La conciencia burguesa se refiere a este proceso, por supuesto, de manera fetichista, cuando habla de la existencia de una nueva "economía del conocimiento" -otros dirán "capitalismo cognitivo" o "sociedad de la información", "en red", etc.- y viene a estimular la "revolución digital", la "creatividad", la "innovación" y todas las maravillas del actual capitalismo financiero en el que las crisis, sin embargo, se suceden, la inseguridad en general y la violencia de todo tipo llegan a niveles sin precedentes, la concentración del ingreso y la riqueza sobrepasa todos los límites y los sistemas de Estado de Bienestar son eliminados progresivamente.

La cuestión central, en todo caso, se encuentra precisamente en la capacidad que las "nuevas" tecnologías tienen de subsumir el trabajo intelectual. El proceso de masificación de la educación superior, en estas condiciones, se acompaña de un cambio fundamental de la Universidad para dar prioridad a la formación de las élites intelectuales, a la formación de la nueva clase obrera intelectualizada, que es el elemento clave de los procesos de trabajo en el capitalismo avanzado el siglo XXI.

Un resultado clave de este proceso es una extensa precarización del trabajo intelectual, incluso, y sobre todo, de la enseñanza -alcanzando, en el caso de Brasil, por ejemplo, la reforma del sistema de pensiones anteriormente referido-, mientras que la expansión amplía el empleo en el sector, incorporando muchos profesores jóvenes, entre ellos un número considerable originario de familias de clase media, para quienes el acceso al empleo público es, en cualquier caso, una forma importante de movilidad social.

Esta nueva fuerza de trabajo intelectual tiende a aceptar más fácilmente nuevas formas de control, pero la expansión de la base social traerá siempre impactos contradictorios sobre el nivel de conciencia de la clase trabajadora de la enseñanza y, en consecuencia, sobre su organización y la voluntad de luchar. Si, por un lado, para muchos de los jóvenes maestros, el acceso a la función docente se presenta como la movilidad social efectiva, por otro, las condiciones de trabajo son una fuente de angustia y frustración. Se equivocan, por lo tanto, los líderes del movimiento docente que no sean capaces de entender el significado profundo y esencial de la lucha por las condiciones de trabajo.

Un aspecto central de la reforma iniciada durante el gobierno de Cardoso, en relación con la Universidad federal, fueron los sistemas de asignación de recursos, a través de proyectos, sobre la base de una intrincada red de sistemas de evaluación de desempeño cuantitativos, centrada en el concepto discutible de la productividad, que finalmente conducen, para empezar, a una concentración de los recursos en los grandes centros, núcleos, programas, laboratorios, en detrimento de los pequeños, lo que perpetúa las divisiones que no hace poco se intentaba hacer desaparecer. Estos sistemas de evaluación se reproducen en todos los niveles: la evaluación de los maestros, los programas de posgrado, las revistas académicas, etc., que constituyen jerarquías complejas que terminan también dividiendo a los trabajadores docentes en dos grupos bien definidos en términos de acceso a la financiación pública y la capacidad de establecer las políticas sectoriales.

El modelo sólo es posible, en estos términos, debido a la centralización de las decisiones de inversión en Brasilia, que no sólo rompe la autonomía de las universidades, sino que también destruye el principio constitucional de la indivisibilidad entre enseñanza, investigación y extensión. Cada maestro que desee conservar en su trabajo este principio constitucional debe someterse a dos "jefes": el Ministerio de Educación, que paga su salario, y el "sistema", que lo avala. Los dos le imponen diferentes requisitos. Además, como el papel de investigador no está fuera de la enseñanza en la escuela de posgrado, debe someterse a una tercera instancia, que no actúa directamente sobre él, pero sí sobre el programa a que está vinculado, que con el tiempo dará cumplimiento a la embarazosa tarea de control directo.

El mismo sistema de decisiones centralizadas sobre los recursos provoca una segunda y fundamental división entre los profesores que asumen cargos administrativos, especialmente en la rectoría, y la masa de los que deben buscar, a través de proyectos, ampliar su salario o principalmente mejorar sus condiciones de trabajo. Los primeros se presentarán, en general, si quieren mantener sus cargos comisionados, como canal de comunicación entre el Ministerio y el "sistema", por un lado, y la masa de los trabajadores, por el otro.

Las posiciones rector y vicerrector, en particular, acabarán asumiendo un papel particularmente importante desde el momento en que, después de la aprobación de la reelección del presidente, incluso bajo el gobierno de Cardoso, la regla se extendió a los ocupantes de estos cargos. En última instancia, un vicerrector que es elegido rector, después, se puede pasar 16 años de su vida laboral en la Universidad, sin ningún contacto con la investigación o el aula, sometiéndola, por el contrario, a las exigencias y determinaciones del gobierno central, del Ministerio, de las agencias, de la Contraloría General, del Departamento de Planeación, etc. Estos líderes se convierten, así, en los coordinadores de los equipos que conforman el cinturón antes mencionado.

Aunque la situación no puede considerarse cómodo para ninguna de las partes, la jerarquía de las funciones que componen el sistema ofrece una compensación económica y política, lo que obviamente no tiene nada que ver con los méritos académicos. Un importante grupo de intelectuales, por lo tanto, es separado de su papel intrínseco, para ejercer las funciones de control, formando una élite que bien podría compararse con la de los gestores de fondos públicos salidos del movimiento sindical, a los que Chico de Oliveira se refirió cuando escribió su "Ornitorrinco"[6]. De hecho, las homologías entre la organización de estas estructuras de poder y lo que ocurre con el sistema financiero internacional desde la década de 1980, precisamente, es una cuestión de estudio fundamental a la que la Economía Política debe hacer frente si quiere aclarar totalmente el problema.

Por otro lado, hay una mejora de los mecanismos computarizados de control de la función docente, por el uso intensivo de las tecnologías de la información y la comunicación, que agravan el problema. En resumen, es una inversión completa de los valores, ya que los mejores recursos humanos disponibles para llevar a cabo las actividades de la Universidad se desplazan básicamente para realizar el seguimiento y control de la labor de los docentes. La presión sobre éstos es doble, ya que además de ser obligados a cargar con sus funciones primarias (actividad sobre la que se estrechan los controles), acaban teniendo que tomar una serie de tareas que no eran las suyas: los trámites requeridos por el propio sistema de control computarizado y también las actividades llevadas a cabo previamente por el personal técnico y administrativo. En este sentido, no sólo debe lidiar con la falta de recursos debida a problemas financieros, debidos a la presión de la expansión, sino que quedan huérfanos de buenos empleados técnicos y administrativos, trasladados a estas funciones de control.

El estrés que esta situación ha causado se manifiesta de muchas formas, pero es especialmente notorio al examinar los datos sobre la enfermedad. El servicio médico de la Universidad de Brasilia (UNB), por ejemplo, registró, entre 2006 y 2011, 202 licencias médicas, por un total de 15.108 días de licencia, por enfermedad; llaman la atención los trastornos mentales y de conducta (71 entradas y 2.238 días perdidos) y los problemas del sistema osteomuscular y del tejido conjuntivo (74 y 2.527, respectivamente)[7].

En Mato Grosso, el profesor Ricardo Costa hizo una encuesta a 200 profesores y encontró que el 55,1% tenía fatiga mental; el 52,2% tenía síntomas de estrés; el 42,9% sufría de ansiedad y el 42,9% admitió tener olvidos. La frustración golpeó el 37,8% de los docentes; el 31,1% tenía síntomas de nerviosismo; el 29.3% sentía angustia, el 29,1% sufría de insomnio y el 16,8% se quejó de la depresión. La encuesta se realizó en septiembre de 2013[8].

El problema de las condiciones de trabajo, por sus especificidades, es general, es decir, afecta a la totalidad de la clase trabajadora de la enseñanza, pero su impacto es diferenciado, fragmentando las luchas en gran medida a nivel local, lo que representa un gran desafío para el movimiento nacional y una amenaza efectiva que requiere una profunda reflexión sobre el concepto de la solidaridad de clase. Más aún, porque la incorporación del profesor en el proceso de reproducción del capital es doble y contradictorio: como intelectual y como trabajador.

Superar esta contradicción y asumir la responsabilidad histórica que le corresponderá desempeñar en la construcción de una sociedad más justa es el gran desafío que enfrenta hoy en día el trabajador de la enseñanza. Por un lado, hay que entender la evolución del papel de mediador social, como resultado de la reestructuración capitalista[9]. Por él pasa, en gran parte, como por el artista, el productor cultural y el trabajador del conocimiento en general, la construcción de la hegemonía de la clase burguesa, no en la vieja condición de intelectual autónomo, libre pensador, del pasado, sino como trabajador, por lo general asalariado, al servicio del gobierno o de capital directamente, en una situación en la que el control de la masa de trabajadores de toda clase, cada vez más intelectualizada, también requiere el establecimiento de formas renovadas de interacción. Las tecnologías de la información sirven para bien, pero sin el trabajo vivo no son más que un montón de alambres, cables, circuitos y otras formas de basura cibernética.

Por otra parte, las anteriores formas de control de la enseñanza atestiguan formas de control del trabajo intelectual en general hoy en día. El uso de tecnologías de la información y de la comunicación, la burocratización extrema, el ambiente de vigilancia, la necesidad de acciones que desvían parte significativa del tiempo de trabajo de sus objetivos directamente productivos, pero que aseguran el control, la jerarquía de funciones, crean diferencias de interés inmediatamente en la clase trabajadora, de la que una parte sirve como correa de transmisión entre la mayoría y las instancias de poder económico o burocrática, además de todo tipo de divisiones relacionadas con las especialidades y las ilusiones de progreso individuales, todo lo cual también se aplica a otras formas trabajo intelectual o intelectualizado.

Se trata, en definitiva, de la organización del intelecto general, en la nomenclatura de Marx, en las condiciones particulares definidas por la Tercera Revolución Industrial, parte fundamental de la sociedad de control en que participamos y que incluye, entre una serie de otras cosas, violencia en todos los sentidos, en los sistemas de comunicación de masas, en la ficción, en las formas más avanzadas de entretenimiento como los videojuegos, la producción de cine hegemónico, y sobre todo en la realidad social y las relaciones humanas de todo tipo. La conciencia burguesa ha bautizado el sistema de control con el bonito nombre de "gestión del conocimiento". Las heridas que produce son responsabilidad de las personas, sujetas al sistema de penalización que incluye la "guerra contra el terror" y la instalación de ese panóptico global en lo que se convirtió la Internet, esa red mundial donde nuestros líderes requieren que depositemos toda nuestra información de trabajo.



[1] Me refiero a la Reforma Constitucional de 2003 (Gobierno de Lula), que perpetúa el malhadado "factor de seguridad", creado en el Gobierno Cardoso, estableciendo la regla por la cual los jubilados están perdiendo poder adquisitivo con el tiempo. La Reforma fue regulada por ley en 2013 (Gobierno de Dilma) y significa, entre otras cosas, el fin de la jubilación completa, que todavía existía para los funcionarios públicos. Desde entonces, los nuevos trabajadores docentes y otros servidores, si quieren preservar su poder adquisitivo después de la jubilación, estarán obligados a pagar un fondo privado (FUNPRESP) en beneficio, por supuesto, de la lógica del capital financiero especulativo.
[2] BELLUZZO, Luis Gonzaga. A regra da economia de hoje é ‘o povo que se lixe’ Entrevista a Anna Beatriz Anjos e Glauco Faria. In: http://www.revistaforum.com.br/blog/2015/01/belluzzo-regra-da-economia-de-hoje-e-o-povo-que-se-lixe/ Acesso em 2 de fevereiro de 2015.
[3] Leher, Roberto. Cid Gomes en MEC: una elección coherente para profundizar la contrarreforma de la educación brasileña. en:https://www.google.com.br/webhp?sourceid=chrome-instant&rlz=1C1SAVM_enBR535BR536&ion=1&espv=2&ie=UTF-8#q=roberto+leher+cid+gomes Consultado el 2 de febrero de 2015. El autor cita el texto de los diferentes programas que conforman la "contrarreforma" de la educación brasileña, lo que demuestra que la lógica de la privatización se impone, y no sólo en el caso de un programa explícitamente diseñado para transferir dinero público a la universidad privada, como los citados PROUNI y FIES.
[4] La idea de la contrarreforma se refiere a la ruptura "con el proyecto de educación del PT de los años 1980 y 1990, elaborado en el contexto de las luchas del Foro Nacional en Defensa de la Escuela Pública, especialmente en la Constituyente y en la LDB, en la que se destacó el liderazgo de Florestan Fernandes, y durante la preparación del plan Nacional de Educación: Propuesta de la Sociedad Brasileña, elaborado por los trabajadores de la educación, las instituciones académicas y estudiantes reunidos en ese foro "(idem).
[5] BOLAÑO, César Ricardo Siqueira. Economía política, globalización y comunicación. Revista Nueva Sociedad, Caracas, n. 140, p. 138-153, Nov. / dez. 1995; BOLAÑO, César Ricardo Siqueira. El trabajo intelectual, la comunicación y el capitalismo: una re-configuración del factor subjetivo en el actual proceso de reestructuración. Revista de la Sociedad Brasileña de Economía Política (SEP), Río de Janeiro, n. 11, p. 53-78, diciembre de 2002.
[6] OLIVEIRA, Francisco. Crítica à razão dualista e o ornitorrinco. S. Paulo: Boitempo, 2003.
[7] SIDNEY, Washington. En Brasil, la enseñanza es perjudicial para la salud. En: ANDES - Sindicato Nacional. Dossier Especial Precarización del trabajo docente - II, Brasilia, 2013, p. 61. Los datos fueron extraídos de SOUZA, Adriana. Tesis de maestría, . El perfil de la enfermedad del profesor en la UNB. Brasilia: UNB, Maestría en Salud Pública. En: <http://repositorio.unb.br/handle/10482/12950> Acceso el 2 de febrero de 2015. Sidney también encuentra una situación similar en la Universidad Federal Fluminense (UFF): 2.053 casos de enfermedad entre junio de 2010 y junio de 2013, lo que representa 81.374 días de ausencia, predominando las enfermedades musculoesqueléticas y los problemas de salud mental y de comportamiento (op. cit., p. 61). En https://mail.google.com/mail/#search/chris_senhorinha%40hotmail.com/14b4157c5bfab249 hay datos sobre la incidencia de la enfermedad mental en profesores de Pará. Un interesante estudio realizado por varios autores bajo el título Salud y enseñanza: dar visibilidad a los procesos de desgaste y enfermedades del docente a través de la construcción de una red de producción colectiva, fue publicado en el Dossier Trabajo Docente de la Education, en Revista, Belo Horizonte, n. 37 de julio de 2003. Esta es sólo una muestra de un conjunto mucho mayor de estudios sobre el tema en Brasil que no dejan lugar a dudas.
[8] Idem
[9] El concepto de mediación que se usa aquí difiere de aquel de uso corriente en los estudios de comunicación en América Latina. Me refiero específicamente a las formas de mediación que operan a través de la subsunción del trabajo intelectual / cultural en el capital . Ver BOLAÑO, César Ricardo Siqueira. Industria Cultural, información y el capitalismo. Londres: Hucitec, 2000 (en Español, Gedisa, 2013); BOLAÑO, César Ricardo Siqueira. Campo Abierto: para la crítica de la epistemología de la comunicación. Aracaju: OBSCOM / UFS, 2012, mimeo; TAVORA, Bruna. Hegemonía y mediación. Un estudio sobre el trabajo cultural a partir del programa de TV Calienta! Tesis de maestría defendida en la PPGCOM / UFS, 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario